Ir al contenido principal

Poematizar



Cuando yo la miro
y ella me devuelve la mirada
Cuando me sonríe callada
inmóvil, en silencio
La fruta prohibida
de dulce sabor, que guarda
el amargo y oscuro secreto,
secreto cuya llave
se perdió en mis entrañas.

Cuando visito dimensiones
perdidas en la nada que
abruma mi mente,
Nada formada por formas
que nacen de mi delirio.
La lluvia que cae desde
los cielos y me purifica,
al igual que el gélido frío
en mi rostro ardiente.

Cuando desahogo mis penas
entre las sábanas,
junto a aquella que me desea
y que sustituye al ron,
mientras nos espía la luna
Mientras duerme el sol.
O dejar de inyectarme
dosis kafkiana tan solo
para ir a contestarle.


Evan Huygens
Señor T.



RAE (Real Academia de Evan). 

-Poematizar: infinitivo. Utilizado por Evan Huygens para expresar la necesidad de reflejar sus sentimientos y experiencias en una composición de versos o poema.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Realidad impresionista

Es como una realidad impresionista
Tal vez sea que me falta alguna oreja,
concrétamente la derecha
Se distorsionan el oído y la vista

¡Ah, belleza! Compleja y relativa
¿Quién será el más hermoso
en este mundo de rostros amorfos?
Ni si quiera el mío es el que era.

Descuidado, se me apagan los sentidos
visito el otro mundo tan especulado
y antes de emprender un viaje sin retorno
Despierto, vuelvo al mundo mío.


Evan Huygens Señor T.

Si te ha gustado el poema, click aquí y nos leemos en T w i t t e r

"La belleza de los estetas es una mierda"

|¿Qué existe más subjetivo que la estética? Os dejo por aquí esta maravilla de Raúl Ríos Trujillo. Gracias por permitirme compartirlo.|

"La belleza de los estetas es una mierda"


Un poeta no escribe el soneto de un pájaro que se estrella en la ventana de un coche.

Un narrador no encuentra el cuento en una piedra que ha permanecido inmóvil ahí, millones de años.
Un trovador no canta la historia de una niña centroamericana que se prostituye en una cantina a la orilla del Suchiate.

La belleza de los estetas es una mierda.

Raúl Ríos Trujillo

Blog del autor

Nos leemos en twitter