Ir al contenido principal

Poematizar



Cuando yo la miro
y ella me devuelve la mirada
Cuando me sonríe callada
inmóvil, en silencio
La fruta prohibida
de dulce sabor, que guarda
el amargo y oscuro secreto,
secreto cuya llave
se perdió en mis entrañas.

Cuando visito dimensiones
perdidas en la nada que
abruma mi mente,
Nada formada por formas
que nacen de mi delirio.
La lluvia que cae desde
los cielos y me purifica,
al igual que el gélido frío
en mi rostro ardiente.

Cuando desahogo mis penas
entre las sábanas,
junto a aquella que me desea
y que sustituye al ron,
mientras nos espía la luna
Mientras duerme el sol.
O dejar de inyectarme
dosis kafkiana tan solo
para ir a contestarle.


Evan Huygens
Señor T.



RAE (Real Academia de Evan). 

-Poematizar: infinitivo. Utilizado por Evan Huygens para expresar la necesidad de reflejar sus sentimientos y experiencias en una composición de versos o poema.

Comentarios

Entradas populares de este blog

Realidad impresionista

Es como una realidad impresionista
Tal vez sea que me falta alguna oreja,
concrétamente la derecha
Se distorsionan el oído y la vista

¡Ah, belleza! Compleja y relativa
¿Quién será el más hermoso
en este mundo de rostros amorfos?
Ni si quiera el mío es el que era.

Descuidado, se me apagan los sentidos
visito el otro mundo tan especulado
y antes de emprender un viaje sin retorno
Despierto, vuelvo al mundo mío.


Evan Huygens Señor T.

Si te ha gustado el poema, click aquí y nos leemos en T w i t t e r

Cementerio

|Esto va por todas vosotras



La luz de la luna iluminaba levemente las filas de lápidas en el cementerio. Soplaba una brisa gélida y la niebla flotaba entre las tumbas, en cuya piedra rezaban los nombres de los difuntos. Muchos ya habían sido olvidados; otros, en cambio, descansaban bajo flores frescas que veneraban su memoria.  Entre todo este silencio sepulcral, se empezaron a oír pasos. Pisadas que se hundían en el fango, que dejaban huella en la tierra húmeda. Los lobos anunciaban la media noche y aullaban a la luz de la luna.

Patricia se detuvo unos instantes y se estremeció.  Era una chica joven, rubia y de ojos azules y brillantes, los cuales resplandecían como diamantes en la oscuridad. Su piel era pálida y sus labios rojos y carnosos. Llevaba puesto un abrigo verde militar y unos pantalones vaqueros, además de sus botas de lluvia. Hacía tiempo que había escampado, aun así había llovido bastante antes de que anocheciera. Patricia apuntó con su linterna, con cierto temblor, entr…